Historia de la Real Cofradía de Pollinica

Los diferentes acontecimientos que a lo largo del tiempo jalonan la trayectoria histórica de la Cofradía de Jesús a su Entrada en Jerusalén (“La Pollinica”), están salpicados de una transitoriedad justificada. La efímera vida del grupo de cofrades pollinicos durante el Barroco se debió a que la primitiva corporación no se constituyó en Hermandad de iure hasta finales del siglo XVIII. Hasta entonces, la imagen de Jesús montado sobre un pollino, que celosamente guardaban en la clausura del cenobio sus propietarias, las Religiosas Recoletas Bernardas de la Abadía cisterciense de Santa Ana, se venía procesionando regularmente sin que –aún hoy– se tenga constancia documental del inicio de tales prácticas. No obstante, conocemos cómo en 1764, las religiosas oficializan la cesión de la venerada imagen a Juan Swerts, Regidor perpetuo de esta Ciudad, para que la procesionase bajo su patronazgo el Miércoles Santo de cada año, desde la parroquial del Señor San Juan y, acabada ésta, regresarla al Convento[1].

A su vez Juan Swerts, miembro de una influyente familia nobiliaria, era patrono de la Cofradía de Jesús Orando en el Huerto que radicaba en San Luis el Real, Casa Grande franciscana, desde su fundación (hacia 1756). Razón por la que esta Corporación se hacía cargo de “la soberana imagen de Ntro. Padre Jesús representando la entrada en Jerusalén”, integrándola en un colorista cortejo en el que destacaba el tramo que precedía al paso, formado por niños hebreos y judíos que escenificaban, bajo una teatral e ingenua atmósfera, la multitudinaria entrada de Jesús en Jerusalén[2].

El día 10 de junio de 1772 la Hermandad de Jesús de la Puente del Cedrón, ubicada en el indicado templo parroquial de San Juan y dependiente de la Cofradía de Azotes y Columna, admite en su seno al grupo de fieles pollinicos, los cuales se acogen al sistema de hermandades filiales tan empleado por otras corporaciones penitenciales en la época, manteniendo el cortejo las pautas escénicas anteriormente descritas, pero incluyéndose en el hábito de los participantes el emblema de la Cofradía matriz, vinculación que se extendió hasta 1831[3]. El 9 de Abril de 1911, en una soleada tarde de Domingo de Ramos, comenzó el proyecto histórico de la que hoy se denomina Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús a su Entrada en Jerusalén y María Santísima del Amparo, conocida como Pollinica. Cien años han pasado desde que el capellán de la Abadía del Císter, José Soriano, decidiese procesionar una imagen de Jesús montado a lomos de un pollino que se veneraba en el Convento de Santa Ana. Aquel día de abril, la imagen atribuida a las manos de las hijas de Pedro de Mena salió a la calle subida en una plataforma con ruedas y tirado con un cordel y acompañado del pequeño animal que da nombre a la Cofradía: el asnito conocido popularmente como “Pollinica”.

Desvinculada de la Cofradía de la Puente, en 1911, el Párroco del Sagrario y Capellán del Cister, D. José Soriano Jiménez, organizó  nuevamente el cortejo de ‘La Pollinica’ con la ayuda de algunos industriales malagueños. Haciéndolo, a partir de 1917 el padre Salvador Ponce, S.J. Director de la Congregación de la Inmaculada y San Estanislao de Kostka, contando con una notable colaboración de jóvenes. Hasta 1921 –año en que se funda la Agrupación de Cofradías, siendo ‘La Pollinica’ una de las corporaciones firmantes del acta constitutiva–, se procesionó el legendario grupo, sustituido en 1922 por una imagen seriada de los talleres gerundenses de Ventolá Plana. Y, por Decreto del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo de Málaga, Beato D. Manuel González y García, de 12 de noviembre de este mismo año, fueron aprobados sus Estatutos y la Hermandad quedó canónicamente erigida como corporación independiente en la Iglesia Parroquial del Sagrario de la SICB, siendo su primer Hermano Mayor D. Francisco Triviño Salmerón.

Seis años más tarde, por Real Orden de 24 de febrero de 1928, S.M. El Rey, D. Alfonso XIII, concedió a la Hermandad el título de Real. Y, con fecha 22 de noviembre de 1930, se reformaron los Estatutos, intitulándose desde entonces como se denomina en la actualidad: Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús a su entrada en Jerusalén y María Santísima del Amparo. Pero, desgraciadamente, el estallido de la Guerra Civil produjo estragos irreparables en el seno de la institución, perdiéndose, entre otras cosas, la imagen titular. En la posguerra, la Cofradía se reorganiza y se encarga otra efigie del Señor al imaginero José Martín Simón, que se bendijo en 1939. Mas la escasa calidad artística de la misma, unida a la no ejecución de una segunda pollina, motivó que se replantease de nuevo el encargo de otra talla al artista cordobés Juan Martínez Cerrillo, quien a su vez ejecutaría las restantes imágenes del Misterio (1943-1944).

En 1945 la Cofradía fijó su establecimiento canónico en la Iglesia Parroquial de la Santa Cruz y San Felipe Neri, y dos años más tarde se bendijo la imagen de María Santísima del Amparo, gubiada por el cordobés Antonio Castillo Ariza, supliendo así la falta de una titular mariana. En los años posteriores la Cofradía fue incrementando su patrimonio artístico y devocional, codificándose el modelo de corporación pasionista con un marcado carácter jovial e infantil, lo cual se materializa en la anual procesión de la Dominica de Ramos donde un cortejo de niños ataviados a la usanza hebrea, portan palmas, precediendo al Misterio de Jesús a su Entrada en Jerusalén, al que sigue su Madre del Amparo.

En 1981 la Corporación volvió a cambiar de sede, trasladándose la Cofradía a la Iglesia de San Agustín, según Decreto del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo, Monseñor Ramón Buxarrais Ventura, de 13 de Marzo, siendo Hermano Mayor D. Jesús Saborido Sánchez. Los Estatutos primitivos se reformaron en 1982 con el fin de acomodarlos a las Bases Diocesanas de Estatutos de 18 de mayo de 1977, siendo más adelante actualizados algunos de sus artículos y aprobados según Decreto del Vicario General del Obispado de 22 de mayo de 1986.

Posteriormente, por Resolución del Pontificio Consejo para los Laicos[4], que confirmó íntegramente el Decreto del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo de Málaga, Mons. Antonio Dorado Soto, de 19 de Octubre de 2000, se encomendó la revisión de estos Estatutos al Delegado Episcopal nombrado para dirigir la Cofradía, M. I. Sr. D. José Antonio Sánchez Herrera, con las facultades que el Código de Derecho Canónico atribuye al Obispo diocesano respecto de las asociaciones públicas de fieles que le están sujetas.

El 23 de febrero de 2004, el Obispado de Málaga decide levantar la intervención episcopal regida por D. José Antonio Sánchez Herrera, y convocar elecciones a hermano mayor. Dichas elecciones se celebraron el 6 de noviembre de 2004, resultando vencedor en las mismas D. José Antonio Muriel Navas.

En el año 2006, la Cofradía traslada su sede social a la nueva Casa Hermandad que se construyó en el número 20 de Calle Parras, saliendo por primera vez ese mismo año desde su interior. Sería el 20 de enero de 2008 la bendición e inauguración oficial de la Casa Hermandad, siendo Obispo de Málaga Mons. Antonio Dorado Soto, Alcalde de Málaga D. Francisco de la Torre Prados y Hermano Mayor D. José Antonio Muriel Navas.

En el año 2011 la cofradía celebró el Centenario de la primera salida procesional de Jesús a su Entrada en Jerusalén, hito histórico que supuso el nacimiento de la actual corporación nazarena.

Así, teniendo en cuenta la singularidad de esta Real Cofradía, sus hitos más importantes, la motivación para su fundación, fundadores, nominación popular y reorganización como Institución autónoma; Imágenes titulares y su iconografía; los títulos legítimamente concedidos; sus peculiaridades y demás características recogidas en las reglas primitivas: Procesión, Cultos y fiestas principales[5]. Y, acomodando todo ello a la legislación canónica vigente, se han redactado las siguientes reglas o estatutos por los que en lo sucesivo se ha de regir esta Real Cofradía.


[1] Cf. AHPM. Escribanía de Hermenegildo Ruiz, Leg. 2626, 1764, fols. 217r.–218v. Escritura pública por la que las Religiosas del Convento del Cister otorgan licencia a Juan Swerts para procesionar cada Miércoles Santo la imagen de Jesús a su entrada en Jerusalén.

[2] Sánchez López, J. A., El Alma de la madera. Cinco siglos de iconografía y escultura procesional en Málaga, Málaga, Hermandad de la Amargura, 1996. pp. 103-104.

[3] Llordén, A. y Souvirón, S., Historia Documental de las Cofradías y Hermandades de Pasión de la Ciudad de Málaga, 1969, pp. 427-431.

[4] Resolución del Pontificio Consejo para los Laicos, n. 357/01/S-61/F, Vaticano 2.04.2001, in: BOEOM 5, Málaga 2001, 537-542.

[5] Víd. Clavijo García, A.: “1.1. Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús a su entrada en Jerusalén y María Santísima del Amparo (Pollinica)”, Semana Santa en Málaga I, Málaga, Arguval, 1987, pp. 16-33; Sánchez Domínguez, P.: Pollinica. 75 Aniversario de la reorganización de la Cofradía, 1922-1997. 50 Aniversario de la bendición de María Santísima del Amparo, 1947-1997, Málaga, Cofradía de la Pollinica, 1997; AA. VV.: Pollinica. Cincuentenario de la bendición de Nuestro Padre Jesús a su entrada en Jerusalén, Málaga, Cofradía de la Pollinica, 1993.